Viernes 17 de Novimbre 2000

Mireya Power o el Genio artístico que integra géneros y estilos

Iván Avila Belloso
Semiólogo de Arte
Fotos Caruci
 

Bajo los auspicios del Consulado General de Venezuela en Miami y del Ocean Bank, el pasado 2 de de Noviembre inauguró la exposición de pintura “Rostros de Caracas” de la artista Mireya Power en el “espacio Venezuela” lobby de la Torre Sur del Banco Industrial de Venezuela. El Diario acudióa esta exposición para observar los logros alcanzados por la pintora y recrearnos con su “onda” plás-
tica, cuyo alcance ha ultra- fronteras continentales.

En efecto, Mireya Pérez Power pertenece a la generación que recrea permanentemente, que inventa y reinventa estílos, técnicas y estrategias plásticas conjuntamente con otros géneros de arte. Unido todo esto a su memoriade ciudades, ellalas haceperdurar con su paleta y genio para la eternidad. 
En su pintura, el tiempo se hace perenne. Las ciudades, los mercados, los puentes, los personajes y los tranvías perdidos en la historia renacen nuevamente en la memoria del pueblo caraqueño. Con grabador en mano, recorrimos junto al artista venezolana la sala donde sen exhiben sus obras. Ella
misma, nos explica su origen, contenido, estilos y significados. 
Invito al lector a recorrer tambíen, junto a ella, su magnifica muestra. Iniciamos el recorrido con un cuadro que representa su estilo personal, el denominado por ella misma: la Onda, u Ondulaciones canvas, que consiste precisamente en presentar la pintura en ondulaciones: dos partes que sobresalen (las laterales) y la del centro que crea la profundidad y la perspectiva. La obra en onda, sin embargo, no se segmenta, al contrario, es una continuidad inusitada. Pareciera que la pintura se moviera con el espectador, creando justamente eso, una onda, un movimiento ininterrumpido; es como la ola del mar, de la vida, interminable, infinita, imperecedera. Allí queda el recuerdo precisamente; la memoria que siempre está en el movimiento de la mente.

En fín, nuestra pintora, creadora de libertades añora su país, su ciudad arrasada con la modernidad tecnológica, pero viva y latente en su obra que integra géneros, estilos y técnicas, cuyas “Ondas” repercuten en la memoria de todos como una sensación de historia y añoranza, de movimiento perpetuo, interminable...

Este escrito fué publicado en el periódico El Diario el Viernes 17 de Noviembre 2000 en Cultura.
El Dr. Avila Belloso es Venezolano, Semiológo y periodista.
 

San José de Tarbes El Paraíso

Caracas de ayer y de Hoy

Home